• Humberto Correa

Limitación del esfuerzo terapéutico, eutanasia y suicidio asistido 4 de 6

Actualizado: feb 19

La moral: lo que es bueno hacer y lo que es malo hacer


La moral es la formalización de las costumbres primitivas generadas en las comunidades muy antiguas, calificadas de buenas o malas para la supervivencia y orden del grupo.

Los grupos tienen necesidades básicas que son comunes a todos para sobrevivir cada integrante, pero sobre todo y especialmente para sobrevivir el grupo: alimentación, protección del ambiente natural externo, defensa frente a amenazas potenciales o daños actuales y reproducirse.

Un grupo determinado tiene además algunos elementos que lo caracterizan, lo moldean, lo identifican: una historia propia, una tradición y ha vivido y vive en determinado contexto témporoespacial. Eso lo hace diferente a otros grupos. Esto también hace que cada grupo genere sus propias costumbres o reglas de convivencia (lo que es bueno y lo que es malo, es decir, su propia moral).

Cada comunidad determina o ve determinada su propia moral. Existen reglas morales comunes a todos los grupos y también hay reglas diferentes y a veces completamente diferentes en diferentes grupos.

(No es el momento aquí de extenderse en la forma que a veces las reglas derivan de intereses subgrupales, económicos, políticos, raciales o religiosos. Hay grupos en que los más fuertes dominan a los más débiles, lo que influirá sobre las reglas generales de comportamiento del grupo).

Cuando las sociedades son muy homogéneas existe una sola moral para todo el grupo. Sin embargo, en los ambientes mundiales que son multiculturales, en especial en Occidente en los siglos XX y XXI, las sociedades (casi todas) son plurales, es decir, multiculturales y, por tanto, conviven en ellas diferentes morales. Plural se emplea aquí con el significado de: diferentes grupos conviviendo y cada grupo considerando en forma diferente —para algunas cosas— lo que está bien y lo que está mal.

De cualquier forma, para toda la comunidad formada por grupos de diferente cultura existe un mínimo de obligaciones deben ser compartidos obligatoriamente por todos los miembros de todos los subgrupos culturales (que en general coinciden con la ley). Esto sería la llamada ética de mínima, o sea, un umbral moral mínimo que no puede transgredir nadie. Los subgrupos, por su parte, exigen a sus integrantes otros comportamientos además de los marcados por el umbral de ética mínima y que se agregan a estos. Las religiones, por ejemplo, ponen exigencias morales mayores que las mínimas a sus fieles, pero no pueden ir en contra de las mínimas ni contradecirlas.

Tolerancia. Se debe ser tolerante con las diferentes morales en esta sociedad necesariamente pluralista. La tolerancia llega hasta un límite que es cuando la moral de un grupo tiende a destruir al otro o perjudicarlo en forma directa. Entonces, entra en juego la regla de todos: la ley.

La ley es la normativa de todos los habitantes de la sociedad plural a la cual nadie debe escapar y se aplica a todos los que pertenecen a un territorio que ha devenido nación. Pero la ley no contiene todas las morales y muchas veces no hace alusión ellas. Son campos diferentes.

La ley es un campo más abarcativo en cuanto a población y es obligatoria, proveyendo de lineamientos mínimos de convivencia para todos. Estas obligaciones impuestas por la ley coinciden, como se dijo, con la ética de mínimos, casi siempre. Decimos casi siempre porque a veces la ley está por debajo de la ética de mínimos, pues ocasionalmente lo inmoral no es ilegal.

En grupos de moral diferente, si la moral del grupo A no afecta a los del grupo B (salvo un cierto desafío ideológico por estar en contra de alguna de sus posturas e ideas), el grupo B no debe combatir al grupo A o sus ideas, pues estas ejercen efecto solo hacia dentro de sí mismo, y ese efecto es aceptado por todos los miembros del grupo A o su mayoría.


Ir a la parte 5 (5 de 6)