• Humberto Correa

¿Qué dejaron en mi tres años de Humanismo Médico?

Actualizado: feb 12

Por Abril Silva, alumna de 3º año



Dentro de la facultad, humanismo es un distinto. Nos saca del molde estructurado del estudiante de medicina, y nos da la habilidad de la autorreflexión y cuestionamiento. Nos permite expresarnos tal y como somos, sin necesidad de repetir como maquinas los capítulos de un libro. Lo mejor de todo, es que, su repercusión más significativa, es silenciosa. Muchas de las herramientas que nos otorga, se nos interiorizan tanto, que nos lleva un tiempo notarlas, pero están. Nada es forzado, no es un aprendizaje a presión, no hay competencia ni comparación.

En lo que refiere a su modalidad, tiene una abarcabilidad igual de grande que su propósito. Creo que cumple fielmente a sus objetivos, y más aún, toma muy en cuenta las diferencias entre sus alumnos. Las variables en instancias de aprendizaje, son tantas, que permite que todos tengan su momento de lucirse, y más aún, de afianzarnos sobre nuestras propias capacidades.

Realmente siento que se debería de incluir más de humanismo (en el trato) en las demás áreas.

Hay una integración bastante marcada en lo que refiere al estudiante, como futuro médico, y persona que se encuentra en un momento de gran transición en su vida. Por ende, no solo se nos brinda una formación humanista, también se nos humaniza, dentro de una institución con grandes carencias a nivel de lo que justamente nos quieren enseñar. En otras palabras, humanismo se mantiene fiel a su esencia.

Agradezco que nos encontremos todos en igualdad de oportunidades. Los 5 se mezclan con los 3, los 2 lo hacen con los 4, nadie es subestimado. Mejor dicho, se pierde la sobrevaloración, que genera tanto sesgo en los docentes, y, a decir verdad, nos desalienta a los que no superamos esas falsas expectativas, casi como ideas fantasiosas que se nos estipulan, en base a un estereotipo clásico de lo que supuestamente un estudiante debería alcanzar.

Se nota la diferencia en cuanto a formación que sus docentes presentan. Personalmente, puedo decir que la mía me ayudo a crecer, de formas que tal vez ni ella se dé cuenta que influyo en mí. Creo fielmente que sí, una persona deja una marca en ti, puede ser tanto porque se estén haciendo las cosas mal, o en este caso, que se estén logrando de la forma justa. Así que, me tomo estas palabras, simplemente para decirle gracias.

Si tuviese que dar una sugerencia, únicamente seria que, la temática fuera traída más a la actualidad, obviamente hay temas de suma importancia, pero hay otros, que afectan al día de hoy, que en cierto punto desestructuraron a la sociedad y generaron cambios, que la verdad estarían buenos de tratar, dentro del ámbito médico.

En mis ojos, no lo veo como 2 horas más, estipuladas dentro de un cronograma anual. Obviamente, sigue siendo una instancia de aprendizaje serio. Pero es un respiro, un escape, un encare del paciente desde una perspectiva más acogedora, menos fría y cuadrada, más humana.

Es un gran potenciador y estimulador, dentro de una carrera que muchas veces se puede tornar difícil, queremos tirar todo y correr, pero humanismo logra traerte al ahora, y te das cuenta que hay mucho pero mucho más que un 5 en un parcial. Si no fuese por las distintas visiones, que sus métodos de aprendizaje nos enseñan, realmente no completaríamos una formación como médicos, lo más completa posible.

No te pierdas ninguna novedad, subscríbete

HumaMed, promoviendo el humanismo y actualizando evidencia en medicina desde Uruguay