• Humberto Correa

Formación humanista

Actualizado: feb 13

Abordamos los aspectos clave del acervo teórico que sustentan la formación humanista de los futuros médicos.

Durante el proceso formativo esos contenidos se transforman en base al dialogo constante con la cambiante realidad, todo aquello con que se relaciona nuestro yo, el afuera y el adentro.


El ser humano centra nuestra mirada y nos dedicarnos a cada uno y a todos ellos. Por eso nuestro humanismo, el conjunto de ideas y acciones alineadas en pro del hombre, está enfocado en promover su bienestar integral. Cada ser humano tiene una naturaleza única, trata de mantener su vida en contante relación con el mundo y la sociedad en que vive. Establece múltiples interrelaciones que regula de diferente manera y vive sano o enferma, siendo amable o agresivo, Cuando enferma cura o muere, tiene padecimientos y alegrías, muestra su tendencia fraternal o destructiva, solidaria o individualista, su tendencia a la creación o su indiferencia, su ambigüedad, busca el bienestar o su posible recomposición y tiene una sed insaciable de conocer el misterio de origen y destino y de lo que rodea todo el tiempo. Conocer todo ello es necesario para poder ayudarle, pero es inabarcable, por lo que como como cuidadores del ser humano solo entramos en una parte pequeña de sus ámbitos.


Al lo largo de tres años, mediante una metodología de educación activa con elaboración grupal e individual, en cada mente se edifican conocimientos, se fortalecen valores y se modula tanto la afectividad, como las actitudes y los comportamientos, todo lo que permite al futuro médico una aproximación humana el cuidado. El alumno se introduce en el mundo de nuestra comunidad formativa, la facultad, los pacientes, el medio asistencial en el contexto de nuestra sociedad y su cultura. Pero simultáneamente fortalece el imprescindible diálogo con el propio interior: razonamiento, reflexión y análisis acerca de su afectividad, actitudes y comportamientos. De esa manera a través de tres años de su formación en la práctica nuestros egresados incorporan a su maletín instrumentos simples pero muy potentes y efectivos que les permiten reconocer, los valores, deseos y circunstancias de cada individuo para integrarlos a los sólidos conocimientos y destrezas técnicas que incorporan.